27/5/13

¡Que necesarios son los mercados!

Hoy he estado en el mercado. Camino de vuelta a casa por la acera del antiguo Ponce de León. Observo el trasiego de gente: bolsas y carros de la compra van y vienen. El intenso tráfico no deja un hueco a un anciano que empuja un carro en el que se apoya a modo de andador. Intenta cruzar la calle sin esperar al paso de peatones. Su caminar inestable y... sus prisas (¿?) se me antojan temerarios.

20/5/13

Todo cabía en sus bolsillos


En otro tiempo, cuando era más joven, se arreglaba sin nada; todo cabía en los bolsillos de sus pantalones, incluso sus manos.
–Hace tiempo que dejé de ser un joven estúpido y despreocupado –me cuenta–. Es curioso ver como pasa el tiempo, como evoluciona todo. Es curioso ver como tus prioridades cambian con los años.